divendres, 12 de novembre de 2010

Like a bird.




Eres como ese pájaro herido atrapado en aquella jaula de la cual no puedes escapar. Ves como los días pasan, como sale el Sol cada día para ellos pero a diferencia de eso, tú no tienes día y noche. Sólo sabes qué es estar sola, sin nadie que te quiera, que te abrace cuando más lo necesitas, que esté contigo en todo momento, que te diga que no va a pasar nada… Solo se han preocupado de golpearte una y otra vez, sin parar en la cuenta de que cada día estabas más harta de luchar, de luchar por nada. Más de una vez has pensado en quedarte quieta, ver como los días pasan sin moverte y dejar que te consuma el tiempo hasta que por fin no notes el paso de los años. Una vez casi lo consigues, pero aparecieron ellos y te salvaron.
Durante todo este tiempo has estado recuperándote de todo aquello, pero ahora, sin saber por qué todo vuelve a aparecer. Ese final tan cercano, el frío que te cala los huesos. Sientes los barrotes helados entre tus manos y ves que no puedes hacer nada, que siempre ha sido y será así. Pero tú, pequeña, ¿qué puedes hacer?



Foto: Sara.
Texto: Sara.



S.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada